POSESIÓN DEL PARAÍSO

Texto y fotos por  Eugenia Galeano Inclán

Hemos escuchado de los horrores de la guerra, la Segunda Guerra Mundial fue la más terrible que sufrió la humanidad.  Luego de que ésta terminara, cuando aún se padecían los estragos, dio inicio el choque del capitalismo contra el comunismo, movimiento que fue denominado como la Guerra Fría, el cual en realidad era un enfrentamiento político, económico, social, militar, informativo y científico entre el bloque Occidental liderado por Estados Unidos y el bloque del Este liderado por la Unión Soviética.  La Guerra Fría afectó a los habitantes de diversas poblaciones casi tanto como la propia Guerra Mundial, incluso, hubo ciertos lugares en que la sufrieron muchísimo más.  Tal es el caso de Boží Dar, a la cual se alude en esta Nota.

Boží Dar es una localidad del distrito de Karlovy Vary en la región de Karlovy Vary, República Checa.  Es una ciudad pequeña, según los censos realizados hace casi dos años, a principios de 2018, su población era de tan solo 244 habitantes.   Boží Dar está ubicada al Este, cerca de la orilla del río Ohře, un afluente del río Elba y hace frontera con las regiones de Ústí nad Labem y Pilsen y con Alemania.  Se encuentra rodeada por una extensa franja de bosque.   Boží Dar no se vio afectada por la Segunda Guerra Mundial, de algún modo, pasó desapercibida, sea por su localización o por sus dimensiones.  Sus habitantes, gente pacífica, amante del arte, en aquel entonces consagraron su ciudad a la cultura.  La convirtieron en un oasis, donde había teatro, conciertos, espectáculos y exposiciones.  Durante la Segunda Guerra Mundial, todo aquel que tenía la posibilidad y el tiempo acudía a Boží Dar para encontrar algo de entretenimiento.   Vivían en un lugar ajeno a la Segunda Guerra Mundial hasta que llegó la Guerra Fría y el ejército soviético tomó POSESIÓN DEL PARAÍSO, para acuartelarse en ese lugar, mismo que consideraron ideal para sus propósitos al estar rodeado por el bosque y ser de difícil acceso.

POSESIÓN DEL PARAÍSO surge de una investigación realizada por el creador teatral Ángel Hernández a mediados de este año precisamente en la ciudad de Boží Dar en la República Checa.  Ángel Hernández es un dramaturgo mexicano originario de Tampico, Tamaulipas, que se ha especializado en recoger testimonios de gente que vive en situaciones de crisis, violencia, injusticias y utiliza su trabajo para dar voz a quienes han atravesado ese tipo de experiencias.   Por lo general, sus obras son representadas en sitios abandonados, en ruinas, a fin de que sean consistentes con la historia que narra.  Es el creador de Teatro para el Fin del Mundo, el cual se originó en su ciudad natal, para luego realizarse en Buenos Aires y Uruguay, entre otros.  Para sus investigaciones ha recorrido numerosas ciudades a lo largo del planeta.  Con respecto a la dramaturgia de Ángel Hernández, Agustín Meza opina que es universal a pesar de los distintos contextos geográficos que aborda.    

Por su parte, Agustín Meza es talentoso y tiene la sensibilidad a flor de piel. Es un creativo que no se ciñe a cánones establecidos ni cae en lugares comunes. Todo reto le apasiona y su convicción es la de que el teatro es un arte vivo cuya ductilidad es ilimitada.  El teatro que concibe Agustín Meza no consiste sólo en un texto escrito ni tiene que representarse en un foro específico, él prefiere intervenir espacios, en particular, aquellos en los que jamás se ha hecho una escenificación.  Tras años de investigación, práctica y exploraciones, Agustín Meza creó el concepto del teatro de la tersura, cuya finalidad es tocar el corazón del espectador, en virtud de que para Agustín el espectador es de relevante importancia y su ideal es integrarlo a la escena lo más posible, aun cuando sea sólo en su sentir.  En algunos de sus montajes, incluso, suele incorporar al público en forma directa.

Agustín Meza es fundador y director general de la COMPAÑÍA DE TEATRO EL GHETTO, un colectivo escénico mexicano, cuyo objetivo es crear, producir y fomentar propuestas de intención artística y estética. Durante su trayectoria ha participado exitosamente en numerosos festivales nacionales e internacionales.  Luego de haber radicado una década en Querétaro y un año en Oaxaca, EL GHETTO está de nuevo en la Ciudad de México y para celebrar su 25 aniversario lleva a escena POSESIÓN DEL PARAÍSO, con la cual, además, te toca inaugurar un nuevo espacio teatral, toda vez que coincidió con el propósito por parte del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura -INBAL-, a través de la Coordinación Nacional de Teatro, de captar nuevos públicos, abriendo las puertas de un foro para la presentación de montajes con intenciones estéticas y trazos escénicos que cuestionen los límites y las convenciones del teatro.

El montaje de POSESIÓN DEL PARAÍSO de la autoría de Ángel Hernández, bajo la dirección de Agustín Meza, fue realizado con gran creatividad.  Se ofrece al público un viaje a través de los hechos y las vivencias de los habitantes de Boží Dar.  A través de los dispositivos multimedia se brindan detalles sobre la escenificación, pero el ojo humano se distrae fácilmente y, por lo tanto, el espectador no alcanza a leer los textos, porque está inmerso en la acción.  Hay tantas cosas que ver, que no se sabe hacia dónde voltear, quisiera uno multiplicarse.  

De cualquier forma, la puesta en escena es impactante y entrañable.  Por un lado está la invasión militar y sus bestialidades, como un salvaje y desalmada tortura.  Por el otro, las batallas individuales, los cuestionamientos personales, como cuando el soldado quisiera no tener que matar a alguien, pero está consciente de que la disyuntiva que tiene ante sí es la de matar o morir y el instinto de supervivencia pesa más.  

La historia de lo ocurrido en Boží Dar es narrada mediante múltiples imágenes, los tiempos se entrecruzan.  Se exponen las atrocidades de guerra al mismo tiempo que el sentir humano.  El público es invitado a participar activamente en la escena, igual quedará cercado por cinta policial que interactuará con integrantes del elenco.  Se ve a los soldados, se siente la invasión, pero también está presente la tersura mediante abrazos que brindan cobijo o cuando uno de los espectadores es invitado a un idílico encuentro frente a una pantalla, con una dulce melodía de fondo.  Una trans de imponente belleza se maquilla para el espectáculo que habrá de ofrecer, una hermosa bailarina hará un strip tease pleno de sensualidad, una motocicleta cruza el espacio entre la gente.  Tal vez se revele el último deseo de un militar en su lecho de muerte.  Llegará el momento en que todos intervengan en un baile colectivo.  Un maniquí es testigo mudo de lo que sucede, en tanto que hay un micrófono boom que hace más audibles los parlamentos.  En fin, este es sólo un recuento de lo que podrían presenciar porque sabemos que para Agustín Meza ninguna función debe ser igual a otra, así que siempre habrá algo que no se vio anteriormente.

El texto de Ángel Hernández nos trae una historia que no se conocía y que atrapa la atención del público de principio a fin.

  La idea original del montaje de POSESIÓN DEL PARAÍSO es de Agustín Meza, quien también es el creador del concepto y director escénico.  Su labor de dirección es como siempre, sensible, precisa, ingeniosa.  Cabe señalar que es la primera vez que realiza un espectáculo tipo performance, reto que se impuso y del cual salió airoso.  Una puesta en escena donde todo está cuidado con esmero, el dispositivo multimedia consistente y oportuno, las actuaciones notables, el trabajo de equipo extraordinario, las interacciones con el público cálidas y respetuosas.  El aprovechamiento de espacio es inigualable y el tiempo preciso.  El diseño sonoro también es acertado y variado, conformado por encantadoras melodías, sonidos de silbatos o de sirenas, estridencias, entre otros.   

El desempeño histriónico, corporal, vocal y expresivo del elenco es verdaderamente admirable.  El elenco está conformado por:   Dana Karvelas, Genny Galeano, Luis Villalobos, Miguel Pérez Enciso / Alcibíades Zaldívar (alternando funciones)  y  Shadé Ríos.   Cada uno de ellos se entrega en cuerpo y alma al proyecto, desplegando habilidades, experiencia, versatilidad y una amplia gama de matices.  

POSESIÓN DEL PARAÍSO es una producción de la COMPAÑÍA DE TEATRO EL GHETTO dentro del marco LA CONSAGRACIÓN DE LOS VIENTOS que cuenta con el apoyo del Programa MÉXICO EN ESCENA y se presenta con la colaboración de la SECRETARÍA DE CULTURA  y el INSTITUTO NACIONAL DE BELLAS ARTES Y LITERATURA -INBAL-, a través de la COORDINACIÓN DE TEATROS.

Es grato que Ángel Hernández y Agustín Meza unan sus peculiares poéticas en una propuesta y que estos dos creadores teatrales que han sido multigalardonados tanto en nuestro país como en el extranjero presenten de nuevo sus trabajos en la Ciudad de México.  No lo pienses más, anímate a visitar Boží Dar, te aseguro que con este montaje no vivirás una experiencia sino muchas en un mismo espacio.   Una puesta en escena entrañable que te sorprenderá a cada momento.  Por si fuera poco, la entrada es libre.  Tienes que verla, pero, apresúrate, porque su temporada está por finalizar.

POSESIÓN DEL PARAÍSO se presenta sábados a las 19:00 horas  y domingos a las 18:00 horas en el

FORO ESMERALDA – SALÓN 5 dentro de la antigua Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado  

ubicada en Calle San Fernando número 14 -casi a espaldas de la Iglesia de San Hipólito y San Casiano,

a unos pasos de la Estación Hidalgo del Metro – Salida Reforma- Colonia Guerrero, Ciudad de México.

Duración aproximada:  45 minutos.

Entrada Gratuita.

La temporada concluye el domingo 1°  de diciembre de 2019.

Visitado 13 veces, 1 hoy.

También te podría gustar...