TEATRIKANDO

Por Benjamín Bernal, presidente de la APT

El origen de las pastorelas, en el México prehispánico

Habían varias Representaciones Sagradas (teatro participativo): lasfiestas de Panquetzali, nacimiento de Huitizlopochtli, Atlacahualo Lo que dejan las aguas, Toxcatl La enorme fiesta de Tezcatlipoca, Huey Tecuilhuitl; La fiesta llamada Tcuilhuitontli, la fiesta de los señores, La fiesta Ochpaniztli, abrimiento de los caminos, La Ceremonia de la diosa Xochiquetzalm, que pasarían a llamarse en la fase posterior a la conquistaCarnaval, Fiesta de semana Santa, La Guerras fingidas, Los doce pares de Francia, San Francisco, El Grito, Las Malinches, Nuestra única fiesta de muertos, La mayor de las fiestas a Guadalupe (Tonantzin), La Fiesta de Adoración de los Reyes .y La Pastorela.

Los autos sacramentales (teatro para sólo ver) son representados dentro de las iglesias, como un medio de enseñanza litúrgica, entre los más frecuentes están los que hablan del nacimiento de Jesús.

A la llegada de los españoles se inicia la evangelización. Salvador Novo menciona que Fray Juan de Zumarraga ordena en 1530 realizar una «Farsa de la natividad gozosa de nuestro Salvador»; en 1533 se escenifica en Tlatelolco «El fin del mundo» y es en náhuatl «El auto del juicio final».

¿Por qué arraiga en nuestra cultura la pastorela? Porque es muy cercana a los naturales de América: que gozan de la poesía, sus festividades han sido plenas de color, recordemos el vestuario de tigres, leones y águilas, danza, cantos, multitudes, que se reflejan en festejos que hoy consideramos «tradicionales» como Moros y cristianos, el día de muertos, el carnaval, la representación del viacrucis. Novo recuerda también que la pastorela sobrevive en algunas rancherías, atrás de la representación aparente esta la Tonantzin, envuelta en una liturgia que el espectador interpreta a su manera, es solo diferente la envoltura. El indígena no quiere aprender español y éste no quiere aprender lenguaje del país conquistado. México ha creado su propia comedia del Arte, en que hay personajes tipo «mascaras» les llaman los italianos: el militar tozudo, la sirvienta que hace de celestina, el galán…Tenemos el diablo irascible, torpe o amanerado, Bato y Pancho, que llevan a cabo tres éxodos con las respectivas peripecias, siguiendo la estrella de Belén, los diablos trataran de distraerlos con travesuras: que implican juegos fársicos nacidos en la comedia del arte y las carpas, La Mayora que conducirá a los pastores.

Continuará…

Felipe Ángeles en el teatro reforma

Recuperamos el teatro Reforma para quienes recordamos El Pulpo (Narciso Busquetes), Aquel Tiempo de Campeones (Carlos Ancira) y está de más cambiarle el nombre a este recinto que cuando sea utilizado de auditorio sindical está bien que se llame de otra manera y cuando sea teatro sea Reforma.

Elena Garro escribió esta obra en homenaje a este personaje de la Revolución Mexicana, fusilado en Chihuahua el 26 de noviembre de 1919. Le dan vida Rodolfo Arias, Raymundo Garduño, Larick Huerta, Waldo Facco, Alejandro Navarrete entre los actores y actrices del numeroso elenco. Lo más destacado: es la dirección de Rodolfo Guerrero y la escenografía de Jesús Hernández que hace ver enorme un foro realmente pequeño. El elenco en general está bien, da énfasis a lo destacable históricamente a la narración de la Maestra Elena Garro, tan dada a la polémica en lo personal y sus asuntos políticos. Hay que verla, disfrutarla plenamente y estudiar antes un poco a Felipe Ángeles y Elena Garro. Boletos 250.00 jueves de 30.00

Visitado 10 veces, 1 hoy.

También te podría gustar...