TRANSATLÁNTICO, DAMAS DEL AIRE

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

Considerando que en todo el mundo los varones tienen más oportunidades y beneficios que las damas, es grato saber que hay mujeres que luchan a brazo partido y a base de esfuerzos y dedicación logran sobresalir en el área que eligen. Hoy les comentaremos sobre un montaje de teatro-danza realizado por mujeres bellas que a base de talento y trabajo han adquirido habilidades y capacidades dignas de admiración.

Lila Zellet-Elías es una artista escénica y visual nacida en la Ciudad de México. Por sus venas corre sangre libanesa y gitana, lo cual ella ha aprovechado en su campo, al crear coreografías en las que incorpora la raíz arabo-andalusí como parte integral de la identidad mexicana. Desde el año 2003 ha puesto al servicio de la danza su formación multidisciplinaria con el fin de llevar las expresiones consideradas como étnicas hacia nuevos territorios de exploración y desarrollo desde la escena contemporánea.

La solidez de su trabajo coreográfico la ha hecho acreedora de premios, galardones y reconocimientos tanto nacionales como extranjeros. En la actualidad es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte (SNCA) de la Secretaría de Cultura / Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) y también es miembro activo del Conseil International de la Danse (CID) de la División de Danza de la UNESCO.

Además de sus actividades como coreógrafa, bailarina, creadora escénica y docente, Lila Zellet-Elías fundó en 2008 el ensamble Al Mosharabia, un grupo mexicano dedicado a la vinculación de las culturas mexicana, árabe y romaní (gitana), así como a la conservación y difusión de las tradiciones de dichas culturas, además de la producción de nuevas expresiones artísticas desde México, y la difusión de la danza morisca, expresión étnica y contemporánea que es el resultado de la investigación coreográfica realizada por Lila Zellet-Elías, a través de la cual entrelaza las culturas árabe y española que forman el mestizaje previo al mexicano. Al Mosharabia cuenta con dos producciones multimedia a nivel profesional: Damas del aire (2016-1027) y Transatlántico–Damas del aire (2018), proyectos enfocados a reconocer la labor profesional de las mujeres que surcan los aires. En ambas propuestas se toma la danza étnica como punto de partida a fin de encontrar nuevos lenguajes escénicos para narrar sucesos cotidianos en el mundo contemporáneo.

La intención del ensamble Al Mosharabia es aterrizar la «necesidad  de emprender acciones en las que el arte sea un medio de sensibilización social para abrir un espacio de convivencia, diálogo, empoderamiento y reflexión en torno a la equidad de género» y consideran que su innovadora propuesta resulta pertinente para entablar un diálogo escénico con el público.

Damas del aire está planteada como trilogía para representar una travesía aérea transcontinental conducida por una tripulación enteramente femenina, en la que la danza es utilizada como medio para sensibilizar y reflexionar en torno al empoderamiento del género. En la metáfora se rinde honor a las mujeres de distintas culturas y nacionalidades que han logrado abrir brecha en la industria aeronáutica, antaño reservada sólo a hombres. Gracias al empeño de esas mujeres, se ha marcado un antes y un después, porque hoy en día les es posible conseguir empleo como agentes de tráfico, controladoras aéreas, despachadoras, ingenieros, sobrecargos y pilotos de aviación.  Transatlántico–Damas del aire es la segunda emisión de la trilogía. La tercera aún se encuentra en proceso.

En Transatlántico–Damas del aire el público es recibido por hermosas sobrecargos de la aerolínea Emiratos Árabes. Las distintas etapas de un viaje transcontinental son representadas mediante coreografías y acciones. Es así como de principio, se proyecta un video en el que se muestran las medidas de seguridad que se requieren como abrocharse los cinturones o utilizar mascarillas si hubiera una descompresión, o desalojar rápidamente en caso de surgir cualquier emergencia. Después, veremos a las jóvenes llegar puntuales a la sala del aeropuerto portando sus maletas. En la sala de espera se les ve adormiladas, leyendo revistas, conversando. Una vez que se documenten, abordarán el avión. Antes de que entren al avión los pasajeros, ellas se muestran risueñas y juguetonas, se toman la clásica selfie. Luego del inicio del vuelo, ofrecerán bebidas y bocadillos a los pasajeros.

Lila Zellet-Elías tiene a su cargo la coreografía y la dirección artística de Transatlántico–Damas del aire. En sus dos rubros su labor formidable. Imprime originalidad en las coreografías que crea al fusionar diversas técnicas y estilos derivadas de su ardua investigación, logrando una danza mexicana con influencias árabe, gitana/romaní, andaluza, flamenca, hindú y otras. Hace gala de innovación, al incluir danzas sobre sillas con rueditas giratorias, o danzas parciales de sólo una parte del cuerpo. En cuanto al montaje, es estético y variado. Las damas visten atuendos estilizados -los clásicos uniformes son elegantes, de falda corta o larga, de fina confección, con armoniosa combinación de colores-, para luego usar ropa de calle o cocktail. Ellas desfilan cual si fueran en pasarela, o bien, tocan el cajón peruano, dando ritmo a la acción. Así mismo, en determinado momento se emite un potente discurso mediante el cual las mujeres claman cuál es el tratamiento que debe dárseles, pues no quieren ser egresadas de la escuela de Walt Disney, porque son «princesas que escaparon de sus torres» y están convencidas de que «el ser felices» no siempre existe. Aluden a algunas frases de  Sor Juana Inés de la Cruz. La dirección escénica por parte de Lila Zellet-Elías es creativa, los desplazamientos son constantes, las coreografías variantes, las hay grupales e individuales, el espacio es aprovechado a fondo, el ritmo puntual.

Como intérpretes participan las integrantes que conforman el cuerpo coreográfico del ensamble Al Mosharabia: Angie Marín, Bárbara Mora, Casandra Suárez, Claudia Ramos, Ginette Ríos y Mariana Bortoni. La bailarina invitada para esta producción es la talentosa Marién Luévano Russek.

En la función a la que asistí, luego de que la bella bailaora Marién Luévano Russek ejecutara un esplendoroso solo, en el que con pasión desplegó sus capacidades y talento, el público se conmovió tanto que no pudo sino aplaudir con todas sus fuerzas aun cuando estábamos a media representación. Esto reafirma que cuando algo se hace con el corazón inevitablemente llega directo a los demás corazones. Es maravilloso presenciar cuando el hecho escénico trasciende. El diálogo que pretende Al Mosharabia con el público se dio en forma contundente.

La bien administrada iluminación es creación de Xóchitl González, en tanto que el material multimedia fue realizado por Fermín Martínez.

Quedas cordialmente invitado a realizar una travesía aérea transatlántico, llega a puertos desconocidos, descubre nuevos lugares y disfruta al máximo de tu viaje.  Te aseguro que las bellísimas damas del aire harán que tu vuelo sea placentero.

Transatlántico–Damas del aire se presentó a las 20:00 horas el miércoles 19 y el  jueves 20 de junio de 2019 en el Teatro Benito Juárez, ubicado en Villalongín número 15, colonia Cuauhtémoc, cerca de la estación Reforma del Metrobús, Ciudad de México. Duración aproximada: 90 minutos. El costo de la localidad fue de $157.00 pesos; 50% de descuento a estudiantes, maestros, personas con discapacidad, trabajadores de gobierno  e  INAPAM  con credencial vigente.  Aplicaron restricciones. La temporada concluyó el jueves 20 de junio de 2018.

Visitado 26 veces, 1 hoy.

También te podría gustar...