TEATRIKANDO

Por Benjamín Bernal, Presidente de la APT

Imagen promocional.

Cats: Cine vs Teatro, ¿quién gana?

Voy a dejar que mi sentido común hable:- No es lo mismo el cine que el teatro. Es más, cada montaje teatral ha sido distinto en México en detalles, en escenas que no pueden ser iguales a la anterior, por mil razones, entre otras el director es distinto y no quiere ser «intérprete» sino creador.- Una parte de quienes han ido a ver el filme quizá desconozcan que es una obra poética de T. S. Elliot considerado uno de los grandes de la literatura americana que después se fue a vivir a Reino Unido y ganó el premio Nobel en 1948.

Entre otras consideraciones, recuerdo claramente que los críticos teatrales de la época en el primer estreno en el teatro Silvia Pinal, espectadores con los que platiqué decían: «Muy bella, la música es genial, pero no entendí nada» Era una época en que un musical debía ser enternecedor, contar una historia con principio-centro-fin, un bueno, un malo y algunos problemas que resolver. Y en Cats obviamente no los encontraban a la primera.

Ahora el filme tiene todos los elementos mencionados, claramente para que no haya quien diga que no le entendió nada; con algunas canciones que no conocíamos que son como una mosca en la sopa -por qué  no las identificamos-  – Sobre la calidad musical, notablemente buena, así como las actuaciones individuales, en materia dancística, vocal e interpretación.- Sobre las actuaciones: son magníficas; hay un gusto especial en la cámara al hombro por lo que hay ligeros movimientos que nada afectan la belleza de la toma.-

Es una irreverencia comparar el teatro contra el cine: cada uno tiene su lenguaje y objetivo. Recuerdo que hace unos quince años hubo un filme sobre el montaje, fiel a lo que habíamos visto en México. Pero es otra cosa, es registrar un trabajo escénico. Lo que ahora estamos viendo es creatividad pura con los límites de la obra misma. Hay que disfrutarlo porque tiene evidentes valores. Al final: tenemos dos experiencias totalmente distintas bajo un mismo pretexto. Qué por cierto sigue en México bajo el mando de Gerardo Quiróz.

RESUMEN 2019: Los chicos de la banda, fue un intento de revivir el clásico de Mart Crowley, con más o menos fortuna. Elenco Horacio Villalobos, Juan Ríos Cantú, Carlo Guerra, desperdiciado hasta decir basta. Sugar. Brillante dirección de Anahí Allue y Coreografía de Óscar Carapia. Cassandra Sánchez Navarro, brilla como es debido. Chicago. María León muy bien, no así Bibi Gaytán (pudo dar más). El Exorcista: Elenco: Sergio Kleiner, Cynthia Klitbo las vi a las dos, más seca quizá, en tanto Ana Ciocchetti es más dulce. Vincent, Girasoles contra el mundo: un verdadero banquete resultó este montaje, dramaturgia y actuación de Mario Iván Martínez, Paula Comadurán y Fernando Memije. Rentas congeladas: Revivió Sergio Magaña, estaba perdida la música y Francisco Gabilondo Soler la rescata. Hamlet: Buenísima la idea de que lo hiciera Julieta Egurrola, con Zaide Silvia Gutiérrez y Luisa Huertas. Buena la broma de Enrique Singer: un gallus plasticus. (Continuará).

Visitado 3 veces, 1 hoy.

También te podría gustar...