LULÚ PARGA, UN GRAN EJEMPLO DE ACTRIZ AGUASCALENTENSE

Por Julieta Orduña Guzmán

Foto: Diccionario General de Aguascalientes

María de Lourdes Hernández Parga, mejor conocida como Lulú Parga (1935-2020), fue una actriz aguascalentense muy querida por el gremio teatral. Sus primeros años de niñez y adolescencia los vivió en una casona situada en la calle Manuel M. Ponce 128, en el Barrio de San Marcos. Desde chiquita tuvo la inquietud de ser una actriz dramática y a los seis años empezó a estudiar arte: “Estudié piano con Cuquita Ponce, la hermana del maestro Ponce, y teatro a los siete años con una sobrina de un gobernador de aquel tiempo, y se montó la obra Don Juan Tenorio en el Teatro Morelos (…) también participé en varias obras que llevábamos a un asilo, cerca de la Casa de la Cultura”. Tiempo después Lulú y su familia partieron a la Ciudad de México y allí estudió el bachillerato.

Su inquietud por las artes la llevó a inscribirse en los años 50 a la Academia de Andrés Soler y a la de Seki Sano. Formó parte de la compañía Landeta Cardona. Debutó en la inauguración del Teatro Insurgentes con la obra Yo Colón (1952), al lado de Mario Moreno Cantinflas: “Hice mi audición y había como 300 personas, nada más en el ramo de modelaje, aparte, bailarinas y actrices (…) y me quedé en la obra con Cantinflas, que inauguró el teatro y fue una temporada de casi un año con llenos”.

Personajes con gran trayectoria y reconocimiento en el país fueron sus maestros y compañeros de escena, como es el caso de Manolo Fábregas, quien le dio la oportunidad de actuar en la obra de Agatha Christie, Testigo de cargo (1959), que protagonizaron Fernando y Andrés Soler, Prudencia Griffel y María Teresa Rivas. En esa puesta, Fábregas le impuso su nombre artístico “Lulú Parga”, el cual quedó para la posteridad. “Manolo me vio en el Insurgentes y también con Agustín Lara, y me habló para hacer un papelito en la obra Testigo de cargo, en la que actuaba María Teresa Rivas”.

Fueron más de cien obras teatrales en las que participó, bajo la dirección de personajes como Fernando Wagner, Rafael Banquells, Jorge Landeta, Ángel Garza, Enrique Rambal, Luis G. Basurto, Salvador Novo, Miguel Sabido y Joaquín Pardavé. Con este último trabajó en una opereta llamada Orfeo en los infiernos (1958): “Trabajaba Hugo Avendaño, su señora que también cantaba, cantidades de actrices, actores y cantantes, y yo modelaba”.

De las obras en las que más se le elogió por su actuación fue Trampa de amor, de Max Shulman y R. Paul Smith, en la que la crítica, Mara Reyes, acotó en su nota: ”En cuanto al resto del reparto sobresale indiscutiblemente Lulú Parga, buena actriz, cuya capacidad ha sido demostrada en distintas ocasiones”. (Excélsior 1961). También fue elogiada en ¡Ah, qué mujeres!, de Claire Booth, de la que el periodista Rafael Solana señaló: “María Montejo tiene un papel algo descolorido y Lulú Parga saca mucho partido del suyo, que es cómico” (¡Siempre! 1969). Por su parte, el historiador-cronista Armando de María y Campos dio su opinión a otra de las intervenciones de Lulú en el montaje: Locura de juventud: “Otilia Larrañaga y Lulú Parga, dos primaverales actrices de gran porvenir, actúan con seguridad, gracia y simpatía”. (Novedades 1957)

Además de tomar clases de teatro, también incursionó en el baile y modelaje. Al tener ya conocimientos de esas disciplinas trabajó como modelo de ropa y joyería; además, sus apariciones en la televisión fueron varias haciendo marco a las presentaciones de figuras como Agustín Lara, Libertad Lamarque, Carmela Rey y Alejandro Algara: “Yo modelaba para Agustín Vargas, cantaba Pedro Vargas, Rey y Algara, yo salía con trajes de noche del diseñador Julio Chávez”.

Fueron más de cinco mil programas televisivos en los cuales Lulú trabajó en sus diversas facetas artísticas. Uno de ellos, “Cita Ponds”, duró 10 años y en este programa estuvo como coprotagonista, primero, de Mauricio Garcés y Chucho Salinas, y ya después de Aldo Monti, Freddy Fernández y Joaquín Cordero. Igualmente fue invitada a participar en telenovelas, bajo la dirección de Ernesto Alonso.

En cine, incursionó con pequeños papeles a partir de 1957, bajo la dirección de Julio Bracho y Julián Soler. Su carrera de doblaje la realizó, principalmente, en los Estados Unidos, en los años 70, interviniendo en la serie Hechizada.

Decidió retirarse del espectáculo y regresó a México, y en 1980 decidió radicar en Aguascalientes, su estado natal, e ingresó al grupo Teatristas de Aguascalientes. Su primera obra fue Lecho nupcial, dirigida por Jorge Galván, y con el mismo grupo participó en Inmaculada, dirigida por Héctor Azar. Con la Columna de Aguascalientes obtuvo el premio como Mejor Actriz en el Festival de Teatro del Siglo de Oro Español celebrado en El Paso, Texas, con la obra El celoso prudente, dirigida por Jesús Velasco. También participó con el montaje Pic nic en el campo de batalla. Respecto del trabajo de Lulú Parga, el maestro Velasco comentó: “Era muy profesional, tenía mucha práctica en el cine y en el teatro. Muy buena compañera”.

Lulú Parga también desarrolló actividades de promoción cultural e impartió la materia de Iniciación de las Artes en el Instituto Cultural de Aguascalientes (ICA) y en los 90 trabajó en radio como locutora con el Sr. Dávila.

A partir de 1998, ingresó a La Casa del Actor de la Asociación Nacional de Actores (ANDA), ubicada en la Ciudad de México, y ahí finalmente cerró su telón. ¡Descanse en paz mi querida y admirada Lulú!

Teatrología

Ciudad de México

1952.  Yo Colón, de Alfredo Robledo y Carlos León

1955.  Siete años de comezón, de Axelrod

1956.  Cuando ella es la otra, de Víctor Ruiz Iriarte

1957.  La casa de la primavera, de Millaud

Fin de semana, de Coward

Los días felices, de Puget

1958.  Siete mujeres, de Navarro-Torrado

Orfeo en los infiernos

Fin de semana, de Noel Coward

Júpiter travieso, de Kurtz Gordon

1959.  Testigo de cargo, de Agatha Christie

Despedida de soltera, de Alfonso Anaya 

1961.  Trampa de amor, de Max Shulman y R. Paul Smith

1962.  Lío de faldas, Alfonso Anaya

1964.  La casa de Quirós, de Arniches

1965.  Turco para señoras, de Federico Inclán

1967.  Una fiesta embarazosa, de Alfonso Anaya

1969.  ¡Ah, qué mujeres!, de Claire Booth Luce

Aguascalientes

Don Juan Tenorio

Lecho nupcial, Dir. Jorge Galván, Teatristas de Aguascalientes

Inmaculada. Héctor Azar, Dir. Héctor Azar, Teatristas de Aguascalientes.

El celoso prudente, Dir. Jorge Galván, Teatristas de Aguascalientes.

Pic Nic en el campo de batalla, Dir. Jesús Velasco, La Columna de Aguascalientes.

Fuentes consultadas

Diccionario General de Aguascalientes. José Luis Engel. Tomo G.H.I, Instituto Cultural de Aguascalientes, México, 1997, p.215.

Diccionario mexicano de Teatro. Siglo XX. Edgar Ceballos. Escenología, México, 2013, p..349

https://www.adictosalcine.com/filmografias/lulu-parga/192903/
http://www.criticateatral2021.org/html/resultado_bd.php?ID=6830&BUSQ=Lulu%20Parga

Entrevista al Mtro. Jesús Velasco. (septiembre 2020).

Entrevista a Lúlu Parga por Sylvia Ríos. (Casa del Actor, 2010).

También te podría gustar...