EL VII ENCUENTRO DE TEATRO POPULAR LATINOAMERICANO (ENTEPOLA) MÉXICO 2020

Por Julieta Orduña y Miryam Almanza

Este Entepola México ha sido muy especial, a pesar de la pandemia por Covid 19 no hubo obstáculos que impidieran que se llevara a cabo.  En esta edición se vivieron 17 días de intensa actividad con talleres, conversatorios y mesas, aunado a las funciones de teatro en las que participaron varios grupos de Aguascalientes como Colectivo 5V Teatro, Latente Producciones, la Compañía de Teatro Infantil Ajedrez, Extranjero Grupo Teatral, Zancolotearte, Sueño Azul Teatro, Fenómeno Teatro, Trashumantes, Lotería Teatro y Colectiva Ramas y Raíces, la mayoría con una corta pero sólida trayectoria. Todas las obras fueron en formato virtual, instaladas en el Facebook del IMAC para verlas en el momento que el cibernauta pueda, así el teatro se hace presente, aunque sea en un medio digital. Es cierto, no es lo mismo ver una puesta en escena en vivo, en la que las emociones nos invaden y el espectador y actor se conectan en una misma historia. Igualmente es cierto que la vida cambia y hay que adaptarse a cualquier circunstancia.

A Escena estuvo presente en varias de las funciones, y una de las que más nos impactó fue “Historias memorables” con la compañía Ekos Deus Teatros de Participación, de la Ciudad de México. Es el llamado teatro plackback, en el cual los artistas utilizan la improvisación para contar las historias de sus espectadores en el momento mismo de la función, el llamado plackback fue creado en 1975 por Jonathan Fox y se inspira en el psicodrama y tradición oral. En esta obra en particular, los que estábamos invitados en el zoom, aproximadamente 30 personas, fuimos involucrados por los actores en un juego de emociones y en una teatralidad virtual. ¿Es no teatro? Esto sigue en discusión lo que sí es cierto es que el Tecnovivo está presente ya que es una recurso tridimensional entre espectador y pantalla.

También este Entepola México 2020 nos dio la oportunidad de participar en conversación directa con cada uno de los artistas participantes, en transmisión en vivo. Este recurso se puede seguir utilizando con o sin pandemia, porque se presta para las actividades académicas y para lograr que se integre más comunidad a estas iniciativas. Mesas como Teatro con perspectiva de género o Directoras de Teatro tuvieron gran trascendencia en cuestión de audiencia, hubo gran participación, propuestas y planes de acción. Talleres como Emprendimiento para Compañías de Teatro Independiente, La música se ve, y otros, fueron de gran utilidad tanto para aquellos que tienen esa formación como para satisfacer la curiosidad y deseo de aprender esos oficios. Una o dos actividades académicas al día se convirtieron en una muy buena sinergia al conocer más de esos temas actuales contados por la comunidad artística que ya los aplica. 

Hablar del Entepola México no es hablar únicamente de teatro popular, también es hablar de resistencia, de comunidad, de gusto y de amor al teatro, pero sobre todo hablamos de querer llegar a esos públicos que no tienen los medios para apoyar una función, o para trasladarse a los teatros en el centro de la ciudad. Entepola México representa ahora siete años de trabajo que han dado muchos frutos y para gusto de sus organizadores, del IMAC, del Entepola Chile, creo que estos siete años representan en un gran logro y más luego de la edición 2020 con esto de la pandemia.

Queremos enviar una felicitación muy grande a todos ellos porque la verdad es que se lucieron. Esta edición representaba un gran reto para todos, pero especialmente para la comunidad teatral que sin saber nada del manejo de la tecnología, hizo el esfuerzo por estar presente de manera virtual. En tiempo récord aprendieron a usar las herramientas necesarias para conectarse, para conversar, hicieron la adaptación de sus montajes, idearon una y mil maneras para representar dignamente su trabajo, para que desde sus casas el Entepola México se llevara a cabo. Y eso tiene un mérito muy grande. De otra manera, este encuentro tal vez no hubiera sucedido, y digo tal vez porque recuerden que en sus venas lleva la resistencia que lo caracteriza.

Organizadores, todos los teatreros que participaron, tanto de aquí de nuestro país y nuestro estado como de los diferentes países invitados, gracias a su esfuerzo, a su iniciativa y a su disposición por salir de la caja y de lo establecido, han hecho que este Entepola México 2020 pase a la historia del teatro de Aguascalientes como un parteaguas en este tipo de festivales. Con ello rompieron muchos tipos de fronteras que tiene la cultura en general, y lo hicieron justo cuando ahora la gente es lo que más necesita. Con esto el Entepola México se reafirma como un proyecto muy importante para Aguascalientes. Deseamos de corazón que la edición del próximo año se realice directo en el escenario, con la presencia del público y en los lugares acordes para ello, pero si no es posible, nos dará gusto volver a verlos en pantalla. ¡Larga vida para Entepola!.

También te podría gustar...